Y es lo que continúa haciendo. Seguramente a todos se nos agolpan muchas preguntas al respecto: ¿cómo vive? ¿Da miedo? ¿Cómo puedes ganar dinero? ¿Te puedes fiar de la gente que te encuentras en el camino? Sans no solo responde a éstas y otras preguntas, si no que lo ha hecho en un documental de más de una hora rodado con una calidad profesional.

El estilo de vida nómada que lleva a cabo Sans ha sido bautizado por él mismo como “vidaje”, híbrido entre “vida” y “viaje”. Y también da título al documental que ha rodado con retazos de vídeos y fotografías (y canciones que él mismo ha compuesto) a lo largo de su periplo.

Así, VIDAJE es una aventura vital, nómada y en bicicleta desde 2011 plasmada en 74 minutos con contenidos de calidad no solo de video (Panasonic Gh4 + Drone), sino también de fotografías animadas, música y canciones que contextualizan las experiencias vitales que Sans acumula en sus alforjas.

Con la ayuda de numerosos recursos audiovisuales, un ritmo ágil de edición y un guión original con gotas de humor, momentos duros y narración cercana, los diferentes capítulos/cápsulas consiguen atrapar al espectador y hacerlo participe de la historia visual e intelectualmente.

Después de tener la oportunidad de ver el documental completo, la primera pregunta que le viene a uno a la cabeza es: ¿cómo es posible rodar algo tan profesional mientras estás viajando y solo tienes unas alforjas que debes cargar en una bicicleta? Esa misma pregunta le hicimos a Sans, que amablemente nos respondió que “él solo tiene un pequeño equipo, un ordenador portátil un poco desfasado, y un dron, que permite dar un salto de calidad en según qué tomas”.

Con paciencia y buen hacer, se demuestra que se pueden llegar a producir un documental como éste, y además a grabar todas las canciones que aparecen en él. “Todo el mundo lo puede hacer con un poco paciencia y tutoriales. Y tiempo libre es lo que más tiene un nómada. La falta de medios la compensas y con artesanía. No soy el único, hay mucha gente que lo está haciendo, porque los equipos necesarios son muy asequibles y semiprofesionales. Escenas que antes solo se podían rodar con un helicóptero de la BBC, por ejemplo, ahora las puedes rodar con un dron muy económico que te cabe en la palma de la mano”.

También le preguntamos a Sans si se ve toda su vida subido a una bicicleta recorriendo al mundo. “Precisamente una de las enseñanzas de esta vida nómada es que hay que vivir en el ahora. Aunque un nómada parezca que huya de la sociedad, también puede acabar atrapado en su propio personaje, de viajero, y acabar también siguiendo rutinas que no te hacen verdaderamente feliz. Yo, de hecho, he cambiado un poco el tipo de vidaje sin perder su espíritu: por ejemplo cambiando el ritmo o las maneras. Y me veo preprado para parar si siento que quiero parar o dejar de viajar en bicicleta y hacerlo en barco. Tengo la sensación de que el nomadismo y el minimalismo no los voy a perder nunca, pero si llegara el caso de que quiero otra cosa, pues iría a por ello. Lo importante es no proyectar. Porque a veces podemos quedar atrapados en el presente por un futuro imaginado en el pasado.”

Reflexiones como éstas y otras, también con sus dosis de humor y un montaje muy dinámico, es lo que podéis ver en el recién estrenado documental.

Infome: Diario del Viajero