Desde el Hospital Municipal San José confirmaron que solamente un niño de siete meses sufrió quemaduras en su cuerpo.

Durante la Nochebuena, un bebé de siete meses fue atendido en el Hospital Municipal San José, por quemaduras ocasionadas por el uso de la pirotecnia.

Según informaron, el niño oriundo del barrio San Cayetano ingresó con sus padres a la guardia del nosocomio local con quemaduras en su cuello y tórax.

El hecho ocurrió en su domicilio, cuando su pequeña hermana prendió un explosivo y éste impacto sobre el menor.

Afortunadamente, el niño fue atendido rápidamente por los profesionales del nosocomio local y no debió quedar internado dado a la levedad del caso.

Si bien el uso de pirotécnica está regulado en la ciudad, desde el Hospital Municipal San José recomendaron evitar totalmente el uso de pirotecnia -especialmente los niños-.