Al igual que la Iglesia Católica y los movimientos sociales, los intendentes bonaerenses le pidieron a la gobernadora Vidal que declare la emergencia en materia de alimentos, que consiste en mayor entrega de asistencia en comedores y escuelas. Según el informe de la UCA, “cuatro de cada diez niños, niñas y adolescentes bonaerenses se alimentan en comedores comunitarios en el tercer trimestre de 2018”.

Los intendentes peronistas acuden a la Casa de la Provincia de Buenos Aires ubicada en Capital Federal para exigirle a la gobernadora María Eugenia Vidal que declare la emergencia alimentaria.

El pedido de expreso se basa en el aumento de la pobreza y la ampliación de la crisis que se viven en estos días luego de la nueva devaluación y la inestabilidad financiera del país.  La voz de los intendentes se da en el mismo momento que las  organizaciones sociales y la propia Iglesia, le exigen al gobierno nacional que avance con la misma medida.

“Tenemos el agrado de dirigirnos a usted en relación a la angustiosa situación que vive nuestro pueblo, a causa de la crisis económica y social que se ha profundizado en la Argentina, con implicancias durísimas en la Provincia de Buenos Aires”, se lee en la carta que le mandaron los intendentes a la cabeza de Verónica Magario.

Los mandatarios se basaron en el último informe del INDEC, en donde se estima que la pobreza afecta al 46,8% de los menores de 14 años y “el 14,5% de los chicos pasaron hambre en el último año”.

A su vez, también citaron al nuevo informe de la Universidad Católica Argentina (UCA), a la cual definieron como “de indiscutible seriedad”, y que sostiene que “cuatro de cada diez niños, niñas y adolescentes bonaerenses se alimentan en comedores comunitarios en el tercer trimestre de 2018”.

“El informe sostiene, además, que los niños del Gran Buenos Aires presentan grandes desventajas en materia de seguridad alimentaria frente al promedio nacional, ya que el 7,8% de ellos no consume ningún nutriente esencial (carnes, lácteos, frutas, verduras) en su dieta alimentaria diaria.

Según la UCA, esa inseguridad alimentaria severa (que un hogar no pueda acceder a los alimentos), junto con la cobertura de alimentación gratuita, experimentó un fuerte incremento en el último periodo interanual (2017-2018), tanto para el total de niños, niñas y adolescentes”, indica la nota.

Por todo esto, los intendentes le piden al gobierno de Vidal que “aumente significativamente la cantidad de alimentos a las familias que se han quedado desempleadas, jubilados que no cubren sus gastos a fin de mes y comedores barriales”.  Además, también consideran que se debe “incrementar los cupos en los comedores escolares, y en relación a los colegios secundarios y de formación de adultos, iniciar la apertura de los mismos”.

“En su carácter de Gobernadora debe asumir la responsabilidad de hacer frente a la crítica situación que enfrentan cada vez más niños, niñas, jóvenes y adolescentes,  en edad escolar, abuelos, abuelas y comerciantes”, apunta la misiva.

La misma fue entregada también al ministro de Desarrollo Social, Santiago López Medrano y al Director General de Cultura y Educación Provincial, Gabriel Sánchez Zinny,  “que tiene la competencia de efectivizar las viandas a los estudiantes”, entre otras funciones.