El handball playero vivió en 2017 su año de despegue: dos medallas mundiales en categoría juvenil, las primeras del handball nacional en su historia, y un subcampeonato en los Juegos Mundiales, coronaron un proceso de diez años que cobró intensidad al calor de los Juegos Olímpicos de la Juventud.

Y el resurgir del handball en Zárate no quiere dejar de lado esta modalidad. Por eso, este viernes 13 a partir de las 10 hs en el club Náutico Zárate se llevará a cabo una jornada de capacitación.

El disertante será nada más y nada menos que Juan D’Arma, Director General de Selecciones Nacionales de beach handball y responsable de las medallas y títulos obtenidos en los últimos años.

Organiza el encuentro la Unión Río Paraná de Handball (URPHAN).

El beach handball comenzó a jugarse en el país a inicios de los 2000, pero se erigió estructuralmente recién en 2006, cuando la CAH armó una comisión dedicada al impulso de la disciplina con De Arma a la cabeza.

A diferencia de la versión tradicional, en el beach juegan cuatro jugadores por equipo; tres de campo más el arquero, que se suma como doble jugador en ataque. Los goles pueden valer doble: cuando los convierte el arquero o doble jugador y cuando son a través de un fly (recepción y lanzamiento en el aire) y un 360º (rotación completa sobre el eje antes del lanzamiento). Cada período (set) dura diez minutos y existe de forma independiente; el equipo que gana los dos se lleva el triunfo (2 a 0). Si empatan, se define por shoot out (uno contra uno): contraataques entre un arquero y un jugador contra el arquero rival, de forma similar a los penales australianos del hockey.