Emanuel Cusolito empató el sábado por la noche con “La serpiente” Echegaray en una pelea que se llevó a cabo en el gimnasio del club Independiente de Zárate.

El deportista demostró una vez más que es el mejor boxeador profesional del distrito y que, pese a no brillar, sigue vigente.

Entrevistado por Área18, Cusolito reconoció que no salió la pelea planificada, y que su rival tuvo mucho mérito para que fuera así.

“Fue una pelea, dura, difícil, que por momentos se embarró, lo que trabajé en el gimnasio no me salió arriba del ring y por eso puedo decir que para mí fue una pelea mala, creo que Echegaray pudo haber tenido algo de ventaja y pudo haber sido el ganador de la pelea, pero pesó la localía y dieron empate”, se sinceró el boxeador zarateño.

Luego, Cusolito se lamentó de no haber podido cerrar el año como deseaba: “No pude cerrar el año como quería, el empate no está mal, pero esperaba un poco más”.

“Echegaray supo defenderse con experiencia y mañas, cuando sentía los golpes metía los brazos o la cabeza, no pude soltar nunca la pelea y el corte en el tercer round me hizo todo más difícil”, analizó el Premio Podio 2019 en Boxeo Profesional.

“Felicito a Echegaray que hizo una pelea muy buena. Estoy contento porque el público sigue apoyando, saben que nunca se trajo ‘un paquete’, y me deja tranquilo que no estoy peleando contra cualquiera, que la vara sigue estando alta”, dijo después el zarateño a Área18.

Finalmente, indicó que en enero se tomará vacaciones y que luego habrá reuniones con promotores y su manager para programar el 2020.