Por Armando Borgeaud… En un medio plagado de lugares comunes, ignorancias exhibidas con orgullo, pobrísima expresión por falta de cultura general y una creciente  propensión a la vulgaridad, a lo que se suma una visión infantil y la mayoría de las veces aterradoramente simplista de la realidad ( Woody Allen opina que  Hollywood filma para mentalidades de doce años ). El zorro y el erizo, no es el único caso afortunadamente, el programa que conducen Alejandro Katz y Mariano Schuster de lunes a viernes por Radio Nacional, AM 870, de 21 a 22 horas, es una refrescante excepción que ayuda a no cerrar definitivamente la puerta a la esperanza de que la radio recupere, al menos un poco, el espíritu creativo de las épocas de Blackie, Hugo Guerrero Marthineitz, Augusto Bonardo, Miguel Angel Merellano y tantos otros…

Alejandro Katz

El zorro y el erizo debió ganar un Martín Fierro al mejor programa cultural de la radiofonía en AM durante el período 2018-2019, ( para eso antes debió ser propuesto, claro ) aunque ya se sabe cómo somos los habitantes de este mundo de hoy con los merecimientos que no se concretan en triunfos resonantes. Y ya se sabe, lo saben primero que nadie Alejandro Katz y Mariano Shuster, sus conductores, y luego la mayoría de los oyentes de ese programa casi perfecto, lo que pensaba Jorge Luis Borges del éxito, el fracaso y los premios

El zorro y el erizo es una conversación nocturna que dura el tiempo justo de una charla interesante con un amigo, una mujer, un hombre, alguien con quien  tenemos algo que decirnos con pasión, lapso que tal vez no da para pedir otro café, al menos no hasta el próximo encuentro cuyo deseo queda en el sabor que se va perdiendo en la boca desde que nos levantamos de la mesa.

El zorro el y el erizo, es una reunión radial a las 21, de lunes a viernes, en Radio Nacional, AM 870, un espacio conducido por Alejandro Katz y Mariano Schuster, más el exquisito toque musical de Vicky Egea, productora además del programa, cuyo aporte funciona cada noche como el ratito que los fumadores encuentran   para encontrarse con su placer a solas, con esos imprescindibles tres minutos y medio que necesitamos para sentirnos felices cuando estamos felices. Pinceladas de jazz y fusión con el toque inédito del arreglo inusual, los standars melódicos que las versiones nos descubren como desde un sueño. Más el plus de información que ella escribe sobre autores e intérpretes y que Alejandro lee, (  y comenta ) cerrando el círculo.

El zorro y el erizo es un lugar del espacio radial donde la curiosidad renacentista de Alejandro Katz, su nostálgico descreimiento frente a la realidad se va transformando en un contagiante entusiasmo con cada pregunta bien elaborada, siempre fundamentada, siempre cordial, siempre elegante, a los increíbles invitados que desde hace cuatro años no dejan de visitar el estudio con la típica humildad paciente de los que saben mucho de lo que hablan y por eso mismo lo hacen pausadamente. Reflexionando como por primera vez. En la misma cuerda, aunque desde una mirada más política, aunque siempre dispuesta a la autocrítica y al juego de la ironía y el humor inteligente, Mariano Schuster aprovecha los espacios aparentemente mudos entre invitados y dueños de casa para reavivar el fuego de la conversación.  Increíbles invitados, la mayoría de las veces investigadores del CONICET con posgrados en universidades o institutos de investigación en el exterior, con carreras extensas y experiencias profesionales impresionantes, a pesar de la juventud de casi todos, dueños de un conocimiento específico que, esto es uno de los puntos más interesantes del programa, ellos se encargan de relatar de manera sencilla, jamás simple. Y, esto es lo que impresiona más, eludiendo definiciones terminantes, dejando lugar para seguir elaborando y admitiendo preguntas sobre lo que se comprueba al oírlos, ellos estudiaron a fondo y lo siguen haciendo en sus laboratorios, cátedras o centros de investigación.

El zorro y el erizo es un espacio donde se puede oír hablar, como quien se interna en un bosque a veces real, a veces imaginario, en todas los encuentros  fascinante, de temas tan variados como: inteligencia artificial, sobrevida de las lenguas, el nuevo escenario de China, los estudios de la Física sobre la observación del vidrio, cómo dormimos los argentinos, qué significa educar en el siglo XXI, la vida de los osos hormigueros, arquitectura en América Latina, el sistema de la salud en la Argentina, historia del pasado franquista en España, las  rutas migratorias de las aves, apenas por mencionar algunos ejemplos de la riqueza intelectual que abarcan. Estos y muchos aspectos más del conocimiento humano desarrollados en una hora de diálogo, se pueden encontrar, ( y volver a  escuchar completos ) en las hasta hoy 43 páginas de archivos sonoros de el zorro y el erizo en el portal de Radio Nacional, que esperemos se conserven, dado el valor educativo y cultural de este material, más allá del cambio de administración después del diez de diciembre próximo. Tal vez con la misma ingenuidad con pedimos un Martín Fierro, ya que estamos, se podría solicitar la continuidad de este programa en el 2020, milagro democrático mediante.

http://www.radionacional.com.ar/category/el-zorro-y-el-erizo/

El zorro y el erizo tiene tantos temas de interés como facetas posee el saber como quedó visto, pero en ese juego que vuelve a empezar cada día hay algunos tópicos que son preferidos, desde una posición ética de sus conductores, al revisar el índice de invitados y temáticas: la pobreza en sus distintas manifestaciones. Para ser más precisos, la desigualdad, esa problemática que envuelve no solamente a la Argentina y a Latinoamérica, brecha interminable entre los que tienen acceso a todo y los que apenas sobreviven sin esperanza de ver mejorar su condición. Los avatares económicos, la historia de la vivienda social, la calidad de la educación pública y estatal comparada con la privada, la desprotección de la infancia, la situación previsional, las discusión sobre las posibles reformas laborales para mejorar el nivel de empleo, los ciclos repetitivos en la economía argentina, la estrangulación del comercio exterior, y tantos otros aspectos relacionados con el crecimiento y la mejora de la calidad de vida de toda la población, son tratados a menudo en el ciclo con el fin de desentrañar las posibles vías de por lo menos disminuir el impacto de la desigualdad.

El zorro y el erizo, tiene también viernes de descanso temático al pensamiento científico, las complejas cuestiones sociales que difícilmente nos dejen con una sonrisa esperanzadora al final de cada programa. En esos recodos del aire, y desde la pasión literaria poética de Mariano Schuster, quien también elige la música de autores e intérpretes que complementa las lecturas, es el momento para acercarnos a la poesía de los países de Latinoamérica, un viernes dedicado a cada lugar. Aunque también, como viene sucediendo estos últimos meses, de regiones del mundo tan diversas como Noruega, Bulgaria, Grecia, Croacia, solamente por citar algunas geografías de cuya cultura poco y nada conocemos.

Mariano Schuster

El zorro y el erizo es un programa casi perfecto. Y como oyente consuetudinario de este espacio, mi compañía mientras ceno innumerables noches, me animo a dejar una sugerencia que, me parece, agregaría un elemento más a los que los  hacen incomparable. Preguntar a los invitados en un segmento bien limitado para no perder tiempo en el tema del día, qué están leyendo, escuchando o viendo fuera de la disciplina en que se desempeñan. Como ejemplo dejo el caso de la pasión por el cine negro de Roberto Gargarella, que hasta se podría combinar magníficamente con el mundo de la Justicia en el que investiga y produce. De lo demás, no tocaría nada.

“Muchas cosas sabe el zorro, pero el erizo sabe una sola, y grande”, dice el verso del poeta griego Arquíloco, que retoma Isaiah Berlin. En esa idea se inspira el programa de Alejandro Katz.

Los zorros del zorro y el erizo

Alejandro Katz

Licenciado en Lengua y Literatura (UNAM de México); realizó estudios de postgrado en Administración (Universidad Torcuato Di Tella). Es editor, traductor y ensayista. Profesor en las universidades de Buenos Aires, Tres de Febrero y San Martín, publica habitualmente análisis políticos y sociales en los diarios La Nación y Clarín de Buenos Aires, y colabora con la Revista Ñ y diversos medios del exterior. Autor de varios libros, es convocado frecuentemente para participar en los principales programas políticos de la radio y la televisión.

Mariano Schuster

Mariano Schuster es periodista y editor. Jefe de redacción del diario español La Vanguardia y editor en Nueva Sociedad, revista latinoamericana de ciencias sociales abierta a las corrientes de pensamiento progresista, que aboga por el desarrollo de la democracia política, económica y social en la región. Editor de la Nueva Revista Socialista. Columnista del suplemento de ideas del diario La Nación y colaborador de Panamá Revista.

Algunos datos últimos: la primera experiencia radial de Alejandro Katz fue en el mismo dial, en una propuesta similar al zorro y el erizo pero que se llamó 60 watts. Su compañero de entonces, en realidad su contracara para analizar los temas, fue Alejandro Horowics. Posteriormente, ya en el zorro y el erizo, participó, además de Mariano Schuster, el historiador y periodista Pablo Stefanoni.