El presidente de la Nación, Alberto Fernández, firmará en las próximas horas un decreto que prohibirá el uso de pirotecnia sonora en todos los eventos públicos oficiales.

La decisión se tomó en el contexto del pedido de diversas organizaciones, como la Sociedad Argentina de Pediatría, de evitar el uso casero y limitarlo a espectáculos oficiales donde sean manipulados por expertos. Sin embargo, Fernández tomó la decisión de que, al menos en el marco de actividades organizadas por el Estado, no se use más. De esta forma, el último evento que habrá registrado fuegos artificiales sonoros será el de la asunción del último gobierno, el 10 de diciembre pasado.

El decreto del Presidente sigue una tendencia que se da en municipios y provincias del país. Durante diciembre muchos distritos intensificaron los controles del uso y la venta de pirotecnia. En la provincia de Buenos Aires ya son alrededor de 25 municipios que prohíben el uso de productos sonoros. En Vicente López, donde gobierna Jorge Macri, de Juntos por el Cambio, se decidió que no se usará pirotecnia en los espectáculos o festivales locales “por las consecuencias y los riesgos que tienen los estruendos en las personas, los animales y el ambiente”.

En Tucumán, Mar del Plata, Salta capital y Comodoro Rivadavia, entre otros, también están prohibidos. En Provincia de Buenos Aires, Almirante Brown “prohíbe la venta de artificios pirotécnicos que contengan efecto audible de estruendo o estampido” en todo el distrito. Es pirotecnia sonora: petardos, fósforos, baterías, volcán, morteros, morteros con bomba, bombas, foguetas, tortas, cañas voladoras y cañas voladoras con paracaídas, entre otros.

Distinto camino siguieron en los últimos meses otros distritos. La Justicia ordenó suspender la ordenanza firmada en 2017 que prohibía la pirotecnia en el Partido de La Costa, tras una demanda de la Cámara Argentina de Empresas de Fuegos Artificiales (CAEFA). El fallo se sumó a las sentencias que declararon inconstitucionales este tipo de normas en distintos puntos del país, la más reciente involucró a Pinamar.

La sentencia siguió el camino trazado por la Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, que declaró inconstitucional la ordenanza de General Alvarado (Miramar); de la Justicia de San Juan, que hizo lo mismo con las normas de los municipios de Rivadavia y Santa Lucía, las medidas judiciales que anularon las prohibiciones en Quilmes, Magdalena y Chascomús, y por los municipios bonaerenses de Las Flores y Florencio Varela.

Los artículos pirotécnicos pueden provocar lesión por acción térmica directa (llama, eyección de chispas, partículas y escorias calientes), por fuego de un incendio iniciado por el artefacto, explosión excesiva, elementos cortantes o restos del contenedor o de elementos que se utilizan como sostén o caja de resonancia (botellas).

Todo tipo de artefacto pirotécnico puede producir lesiones: los petardos, bengalas, artefactos aéreos y artefactos ilegales son los más frecuentemente implicados, pero ninguno es inofensivo, hasta las “estrellitas” pueden incendiar la ropa o lesionar los ojos.

Los estruendos provocados por estos productos pueden afectar especialmente a aquellas personas que presentan hipersensibilidad, como quienes tienen Trastorno del Espectro Autista (TEA). En estas personas existe una sensibilidad exacerbada a los ruidos y las explosiones de los fuegos de artificio provocan en ellos reacciones desmedidas de angustia, y hasta ataques de pánico. El oído puede sufrir trauma acústico por pirotecnia, ya que las detonaciones de los petardos alcanzan hasta 190 decibeles, superior a los 85 decibeles que corresponden al límite aceptable en materia de salud sonora.

Se suelen sentir zumbidos o silbidos luego de la detonación y, si bien luego disminuye su intensidad, pueden no desaparecer totalmente. Los niños están más expuestos porque su sistema auditivo es más vulnerable y también las mascotas suelen sufrir los efectos de las explosiones y demás ruidos extraños ajenos a sus rutinas.

“Es una gran alegría que el presidente avance en lo que estamos pidiendo, cuando muchos de sus representantes en Zárate quisieron cajonearlo, aunque concejales como Torres y Caputo entendieron la problemática del tema. Es un triunfo de los que más sufren con los ruidos de la pirotecnia”
, dijo Marcelo Pastore, Concejal de Juntos por el Cambio y autor en Zárate de la iniciativa de pirotecnia sonora cero.