La automotriz Toyota, el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) y el fabricante de unidades de aire acondicionado para vehículos Mirgor avanzan en el desarrollo de un soporte respiratorio que podría ser fundamental en la lucha contra el coronavirus en la Argentina, reveló Clarín.

Las empresas vinculadas a este proyecto son cautas y, por ahora, hablan off the record de un soporte respiratorio en fase de pruebas, que todavía debe superar ciertos ensayos hasta estar listo, aunque reconocen que podría ser de gran utilidad para combatir al coronavirus en el país.

El elemento que por estas horas está probando Toyota no es un respirador artificial de terapia intensiva, sino un soporte respiratorio de emergencia, también conocido como resucitador manual. Es similar al que desarrollaron otras automotrices a nivel mundial, como por ejemplo Mercedes-Benz o Seat.

El soporte respiratorio se compone de una bolsa de silicona con forma ovalada que envía aire hacia el paciente a través de una mascarilla. Usualmente un enfermero se encarga de apretar la bolsa para que el oxígeno llegue al paciente. Y eso es lo que Toyota, Mirgor y el ITBA quieren evitar. El objetivo es mecanizar el procedimiento para que los enfermeros puedan cumplir otras funciones.

La manera que encontraron para mecanizar la asistencia respiratoria es utilizar el motor del limpiaparabrisas de la Toyota Hilux, pick up que se fabrica en Zárate. Ese elemento se encargaría, si el prototipo avanza y es finalmente aprobado, de generar el movimiento necesario para presionar la bolsa.

Fuentes relacionadas a este proyecto confirmaron a Clarin que el prototipo “funciona bien”, aunque advirtieron que “todavía falta para que esté listo”. Y reconocieron que la dificultad principal a la hora de desarrollar este aparato es conseguir una cadencia y una presión adecuada, ya que la tarea de apretar la bolsa la lleva generalmente a cabo un enfermero tras evaluar la situación de cada paciente.

Especialistas médicos explicaron que este tipo de dispositivo tipo AMBU (Airway Mask Bag Unit) podría ser útil en pacientes que tienen dificultades respiratorias, pero que están en un período previo a requerir un respirador; es decir, que necesitan de un soporte de oxígeno constante sin estar en condiciones todavía de ser intubados.

El AMBU está compuesto por una mascarilla y una especie de balón, que es manejado por el especialista encargado de la vía aérea. El mismo va apretando y le va dando presión positiva a la vía aérea.

El motor del limpiaparabrisas, una pieza clave para la producción del soporte respiratorio.

En determinadas situaciones, sin embargo, el soporte tipo AMBU puede ser utilizado sobre un tubo endotraqueal. Esto último se hace cuando hay que trasladar a paciente que tiene un tubo endotraqueal. Por ejemplo, un paciente que está en un respirador y tiene que ser llevado hasta un tomógrafo para hacerle una tomografía. En ese trayecto, se le conecta el AMBU y el especialista le va enviando presión positiva a la vía aérea apretándolo cada aproximadamente seis segundos para simular la ventilación normal, que es de entre 16 y 18 ventilaciones por minuto.

La entrada Coronavirus: con partes de la Toyota Hilux, así es el soporte respiratorio que avanza con éxito en fase de pruebas se publicó primero en Impacto Local.